Reclamación

Se dió inicio a las obras con el dragado de lodo marino siguiendo un procedimiento meticuloso que provocará la menor turbiedad posible en las aguas adyacentes al proyecto de manera que se pudiera dragar el fondo hasta llegar a la roca marina donde descansará el relleno de las islas.

Para proteger el trabajo de reclamación de los efectos del mar bravío, se construyó un núcleo perimetral sólidamente hecho de roca basáltica con la forma de las islas a diferencia del relleno que fue hecho con arena. La escollera fue diseñada para proteger las Islas contra las peores condiciones marítimas imaginables, incluyendo las olas inducidas por la Corriente de El Niño, el Calentamiento Global y contra otros fenómenos meteorológicos.

La escollera tiene múltiples capas. Primero está el núcleo, una gran colina de roca de 5 a 50 Kg. El núcleo será protegido por una coraza consistente una capa de rocas de más de 300 kg. colocadas en forma escalonada de manera que sirva brindar las mayores condiciones de seguridad con respecto a todo tipo de actividad marítima. Para lograr una mayor fluidez y dinamismo en la ejecución de esta fase del proyecto, se ha procurado que la roca y arena sean extraídas de fuentes cercanas al mar lo más lejanas posible de asentamientos humanos. La roca es entonces transportada por vía terrestre o en barcazas para luego ser colocada en sitio por grúas y una vez creado suficiente espacio en el núcleo de la escollera tomará forma con la ayuda de tractores y grúas.

Con la escollera en su lugar unas dragas entonces comenzaron a trabajar sin parar para transferir la asombrosa cantidad de más de 3,000,000 metros cúbicos aproximadamente de arena para construir el relleno de las islas.

Una vez terminado el relleno se procedió a colocar la capa de tierra que sirvió para los trabajos de paisajismo y la construcción de la infraestructura urbana la cual fue construida con la última tecnología de punta en comunicaciones, iluminación, circulación y seguridad que servirá a la futura comunidad que habitará estas islas.

En el punto más álgido del proyecto, varias dragas trabajaron simultáneamente, junto con botes remolcadores, barcazas y lanchas.

Más de 150 personas estuvieron en el sitio, 24 horas al día, 7 días de la semana y 365 días del año por una duración aproximadamente de 18 meses por isla, ejecutando con las mayores medidas de seguridad ambiental y ocupacional las islas.

Durante el proceso de construcción de las islas se llevará simultáneamente la edificación de dos tramos marinos de aproximadamente 160 metros cada uno que servirán de acceso privado a estas joyas del ingenio humano.

Así pues, estas dos joyas del Océano Pacífico albergarán en sus costas a una comunidad que disfrutará de los placeres de bellos atardeceres, privacidad, seguridad y un nuevo concepto de urbanismo.

Con este concepto, rompemos con lo tradicional y le brindamos el más exclusivo lugar para vivir en Panamá.

View Content
MENU